comportamiento gatos

Cómo educar a tu gato: Trucos y consejos

Cómo educar a tu gato: Trucos y consejos

Cómo educar a tu gato es una de las preguntas que todo dueño de un felino se plantea en algún momento. Ya sea porque su gato no tiene un buen comportamiento,  no obedece las órdenes del humano o es agresivo. En otras ocasiones puede ser que nos planteemos cómo educar a nuestro gato simplemente para enseñarle algún truco o comportamiento que queramos que lleve a cabo.

En el siguiente artículo de nuestra web ”Lo mejor para gatos” os hablamos de tips y recursos para educar a vuestro gato en cualquiera de las etapas de su vida. Tratamos los problemas de agresividad y los principales malos comportamientos que puede tener nuestra mascota como puede ser el mal uso del su caja de arena.

La educación en los gatos y su comportamiento.

Para entender mejor el comportamiento de nuestros gatos debemos tener en cuenta que estos animales experimentan sentimientos de la misma forma que los humanos: miedo, placer, ansiedad, frustración, soledad, hombre, etc… y como nos podemos imaginar, muchas de estas emociones afectan directamente en su comportamiento.

Las causas de que un gato tenga problemas de comportamiento son muy variadas y no necesariamente puede haber una razón única que desencadene su mal comportamiento o agresividad. Debemos tener en cuenta que cada gato tiene una personalidad distinta y cada raza unas características diferentes. Por ello, todos estos consejos deben tomarse como una base pero debemos conocer a nuestra mascota para adaptarlos a ella.

Las causas de que un gato tenga problemas de comportamiento son muy variadas y no necesariamente puede haber una razón única que desencadene su mal comportamiento o agresividad.

¿Qué hacer para amansar a un gato?

Nos referimos a felinos que se consideran salvajes, es decir, todos aquellos que no están acostumbrados a convivir con humanos y por lo tanto no siguen los comportamientos de convivencia aceptables. Debemos tener en cuenta que son gatos acostumbrados a estar al aire libre por lo que lograr que se conviertan en gatos de interior domesticados va a llevarnos tiempo y mucha paciencia.

En primer lugar debemos conocer al animal, ver qué personalidad tiene, es posible que sea asustadizo, agresivo o dócil. También es importante observar el lenguaje corporal del gato para saber qué está sintiendo, el movimiento de sus orejas,  si tiene el pelo erizado, la espalda arqueada, o la postura de su rabo, son pistas que nos ayudarán a decidir en qué momento podemos acercarnos a él o ella para educarlo.

La siguiente parte más importante para amansar a un gato es conseguir que se acostumbre tu presencia. Sin acercarnos demasiado comenzaremos a hablarle para que se sienta cómodo cerca de nosotros. Mientras nos estamos comunicando con el gato que queremos amansar podemos ofrecerle comida y observar el comportamiento del animal. Con el paso del tiempo podremos ir acercándonos más al felino hasta lograr cogerlo, es importante no precipitarnos en este paso para que el gato confíe plenamente nosotros.

Desde el punto en el que hayamos conseguido que el animal viva con nosotros podremos seguir los consejos generales de educación y domesticación de animales, en el caso de los gatos bebés resulta más fácil su educación.

 

VER MÁS PREMIOS EN AMAZON

¿Cómo educar a un gato pequeño?

Cuando un gato bebé o un gatito está en la etapa de destete responde mejor a la educación o domesticación, en el caso de que el animal está independizado de su madre resultará más sencillo todavía. En todo caso debemos tener cuidado con la separación prematura de gatitos y sus progenitores ya que si se realiza de forma demasiado temprana puede causarles problemas psicológicos a lo largo de su vida.

A continuación os damos algunos consejos para educar a un gato pequeño o gato bebé:

  • Es importante que el gatito tenga un espacio en el que pueda estar jugando y a la misma vez estar tranquilo. Es recomendable que tenga acceso a una habitación pequeña sin mucho trasiego de personas donde el gatito pueda retirarse y relajarse si lo desea, además también es buena idea dejarle una pequeña luz nocturna encendida durante toda la noche.
  • En el momento de educar al gato pequeño debes ponerte a su altura, siéntate en el suelo junto a él.
  • La comida húmeda es una buena herramienta para traer al gatito, utilízala como herramienta para socializar con él, puedes colocar el plato cerca de ti o si es posible encima tuyo. Los primeros días también puedes llevarte la comida una vez te alejes del gato, así el animal asociará el alimento a tu presencia.
  • Con el paso del tiempo el animal se acercará a ti sin necesidad de que haya alimento y podrás acariciarlo y jugar con él.
  • Poco a poco podrás ir desarrollando vuestra relación y su educación

 

VER MÁS COMIDA HÚMEDA EN AMAZON

gato relajado durmiendo

¿Cómo se le enseña a un gato a usar la caja de arena?

Los pasos a llevar a cabo para enseñar a un gato a utilizar su caja de arena:

  1. Debes elegir una caja de arena grande, además si tu gato es bebé, comprar una caja de arena adaptada su tamaño actual puede quedarle pequeña en poco tiempo.
  2. La elección de la caja de arena cubierta o no depende del animal, las cubiertas ofrecen más privacidad, también pueden atrapar más los olores desagradables. Dependiendo del gato preferirá un tipo de caja de arena u otro, si conseguimos encontrar el ideal para él lo utilizará sin problemas.
  3. Debemos estar atentos al horario de nuestro gato, si sabemos en qué momento puede necesitar defecar o miccionar será más sencillo dirigirlo a la caja de arena.
  4. Una buena idea es jugar cerca de la caja de arena ya que muchos animales la suelen utilizar después de realizar actividad física.
  5. En caso de que tu gato nunca haya sido educado en el uso de la caja de arena deberás enseñarle tú mismo. Usando tus dedos para raspar en la arena mostrándole cómo hacer el hueco y después como cubrirlo, posteriormente podrás hacerlo con su propia pata.
  6. Debemos ser pacientes ya que no todos los animales se educan igual de rápido sin embargo, con cariño y perseverancia lograremos que nuestro gato utilice correctamente su caja de arena.

 

VER MÁS ARENEROS EN AMAZON


bebes con gatitios

Gatos y bebés: lo que necesitas saber

Gatos y bebés: lo que necesitas saber

Los gatos y los bebés pueden ser una bonita combinación, todo depende de cómo llevemos a cabo el proceso de adaptación de ambos.

Cuando estamos esperando que un nuevo miembro llegue nuestra familia dedicamos tiempo a preparar esta nueva incorporación, ya sea con los muebles y la decoración o introduciendo nuevos hábitos. Muy bien, pues en caso de que tengamos gatos en nuestra casa, dentro de esta preparación también debemos llevar a cabo una serie de actividades para que nuestra mascota se adapte normalmente al nuevo bebé.

Puede resultar una situación algo complicada, por ello en este post queremos explicarte todo lo que debes saber para lograr que tu gato y el bebé recién nacido se lleven estupendamente y no tener problemas al respecto.

Al final un gato se considera parte de tu familia y él entiende que está allí primero, debemos tener en cuenta que si es un animal que nunca ha tenido contacto con criaturas pequeñas puede parecerle que es un ser de otro planeta. Los bebés huelen diferente, tienen un tamaño distinto y su movimiento también es irregular; todas estas características pueden confundir a nuestro gato por lo que debemos prepararle para que se encuentre cómodo con él o ella.

Al final un gato se considera parte de tu familia y él entiende que está allí primero, debemos tener en cuenta que si es un animal que nunca ha tenido contacto con criaturas pequeñas puede parecerle que es un ser de otro planeta.

¿Cómo preparar a tu gato para la llegada de un bebé?

Es importante organizar la preparación de tu gato al bebé unos meses antes del nacimiento de éste. A medida que vayamos preparando la nueva habitación del nuevo miembro de la familia cambiando la decoración o moviendo los muebles, es interesante que dejemos al animal que investigue todas aquellas novedades que introducimos en la casa. Muchos gatos se sienten atraídos por los juguetes para niños y es posible que encuentres a tu mascota jugando con los nuevos accesorios del bebé.

Los gatos son animales con muy buen oído por esa razón otro paso importante es acostumbrarlo al llanto de un bebé humano. Puedes utilizar grabaciones de llantos de bebé para que tu gato se acostumbre, un buen truco es introducir el sonido mientras el animal está jugando contigo a su juguete favorito así lo relacionará con algo agradable.

Cuando hablamos de gatos y bebés otro tema importante es el olfato, los felinos son muy susceptibles a los olores por ello debemos acostumbrarles a los olores que desprende un recién nacido. Es interesante utilizar polvos de talco en nuestras manos o crema tiempo antes del nacimiento, también si es posible los primeros días antes de que el bebé llegue a casa introducir mantitas o prendas que el bebé haya utilizado y huelan a él.

¿Cómo reaccionan los gatos con la llegada de un bebé?

La reacción de los gatos frente a la nueva llegada de un bebé puede variar, debemos tener en cuenta que cada gato tiene una personalidad individual y también influye su raza y su carga genética, incluso experiencias previas que haya tenido pueden condicionar la reacción que tenga con el niño.

En todo caso, si seguimos los consejos que hemos dado anteriormente y preparamos cuidadosamente la llegada del bebé a la casa el gato no tiene porqué actuar de una forma inadecuada. Es posible que los primeros días actúe de forma extraña, pero si le ofrecemos el cariño necesario y el animal tiene sus necesidades cubiertas y un espacio en el que moverse tranquilo poco a poco se irá acostumbrando al nuevo miembro de la familia.

También es importante que acostumbremos al bebé a que el gato no es un juguete y lo trate con el respeto y cariño que este merece, así la relación entre ambos será agradable y duradera.

 

VER MÁS POLVOS DE TALCO EN AMAZON

¿Pueden los gatos contagiar enfermedades a los bebés?

Por lo general los gatos no suelen contagiar a los bebés de ninguna enfermedad, sin embargo hay ciertos aspectos que debemos tener en cuenta.

Puedes consultar a tu veterinario o al médico pediatra sobre los organismos que pueden transmitir los gatos a los recién nacidos o a las mujeres embarazadas. Por ejemplo, la toxoplasmosis puede afectar a un bebé nonato, sin embargo debemos tener en cuenta que los gatos no son la única fuente de contagio de esta toxoplasmosis. También es recomendable que durante el embarazo la madre no manipule la arena para gatos sucia.

Por otro lado, una vez el bebé ha llegado a la casa es muy importante asegurarse de que el gato esté sano y vacunado correctamente, a la misma vez que se encuentre totalmente desparasitado eliminando todas las pulgas u otros insectos que puedan afectarle, así evitaremos que ninguno de estos problemas afecte al niño. Los bebés recién nacidos suelen ser bastante propensos a las infecciones intestinales por lombrices y las picaduras de las pulgas a través de la sangre pueden ocasionar este tipo de problemas así que es muy importante llevar un cuidado de la salud del animal.

 

VER MÁS ANTIPARASITARIOS EN AMAZON

gatito con recien nacido

¿Puede mi gato atacar a un bebé?

Las probabilidades de que tu gato ataque a un bebé se reducen mucho si el animal está correctamente educado y ha tenido un periodo de adaptación al nuevo miembro de la familia. En rasgos generales un gato que no suele atacar a humanos no tiene porqué atacar a un bebé, sin embargo al ser un ser vivo distinto puede mostrar curiosidad ante él y debemos enseñarle cómo actuar frente al pequeño.

En la mayoría de las ocasiones en las que los gatos arañan o atacan a los niños es porque estos los han tratado como juguetes estirándoles del rabo o aprentándolos demasiado. Por esta razón es igualmente importante que acostumbremos al bebé a cómo debe de tratar su mascota. Los niños son curiosos y les gusta investigar pero deben aprender a jugar adecuadamente con sus mascotas, para evitar que el gato se angustie y pueda dañar al niño deben fomentarse los juegos seguros y supervisados, utilizar accesorios para que se pueda mantener la distancia de seguridad o juegos en los que el animal no utilice sus garras son buenas recomendaciones.

En resumen podemos decir con la adecuada preparación la combinación de bebés y gatos puede resultar muy buena. Además que un niño crezca con una mascota es una excelente forma para que los pequeños aprendan sobre seres vivos, relaciones y lecciones importantes de vida.

Por todo esto queremos recomendaros encarecidamente que en caso de que estéis planteándoos la llegada de un nuevo miembro a la familia, introduzquéis a vuestro gato en vuestras nuevas rutinas y en ningún caso considerarse el hecho de que pueda ser una amenaza para el niño y lo abandonéis.


Hacer una mudanza con un gato

Hacer una mudanza con un gato

Hoy os hablaremos de cómo hacer una mudanza con un gato. Como todos sabemos los gatos son animales de costumbres y por ello muchos de ellos no llevan bien el tema de los cambios. Así pues, en este post de “Lo mejor para gatos” os explicaremos cómo hacer que la mudanza de tu gato sea lo menos traumática posible y que éste se adapte rápida y felizmente a su nuevo hogar.

¿Cómo mudarse con un gato?

La mayoría de los gatos no son grandes fans de los cambios, si por ellos fuera vivirían toda su vida en el espacio que conocen y en el que se sienten cómodos. Sin embargo, es común que en algún punto de la vida de un felino deba mudarse, ya sea por un cambio de la propia vivienda o por un cambio de sus propietarios.

Así pues, a la hora de preparar una mudanza con un gato es importante tener en cuenta tres aspectos básicos: en primer lugar, la preparación previa a la mudanza, en segundo, lugar la mudanza sí misma, y en tercer lugar cómo establecerse en el nuevo hogar.

Como todos sabemos los gatos son animales de costumbres y por ello muchos de ellos no llevan bien el tema de los cambios.

La preparación previa a la mudanza de tu gato

Una buena idea es que las cajas de cartón en las que vas a empaquetar todas tus cosas estén unas semanas antes de la fecha de la mudanza en el hogar, así el gato podrá acostumbrarse a ellas, a su olor…

También es importante que intentes mantener tu rutina diaria con tu gato lo más estable posible, cumplir los horarios de alimentación, de juego y atención hasta el último momento antes de la mudanza del gato.

Si tu gato es especialmente nervioso, puedes consultar a tu veterinario el uso de medicamentos contra la ansiedad para facilitarle este proceso de traslado.

 

VER MÁS SUPLEMENTOS ANTIESTRÉS EN AMAZON

 La mudanza en sí misma, traslado del gato

Para evitar problemas es recomendable que tu gato está encerrado durante el proceso de sacar todos los artículos de la casa. Puedes encerrarlo en una habitación con comida, agua y su caja de arena. De esta forma evitarás que pueda escaparse mientras la puerta está abierta durante la mudanza.

Durante el proceso de traslado del gato al nuevo hogar, es muy importante no abrir el transportín ya que un gato asustado puede intentar huir.

 

Una vez el gato llegue a su nuevo hogar tras la mudanza.

Asegúrate de que la nueva vivienda es a prueba de gatos. Retira los cables eléctricos, revisa rincones en los que el gato pueda quedar atascado, asegúrate de que todas las ventanas están cerradas con seguridad, retira también las plantas que puedan ser venenosas o si existe algún veneno para plagas que pueda ser tóxico para tu gato es importante localizarlo.

En segundo lugar, lleva a tu gato a una habitación en la que pueda permanecer tranquilo y antes de abrir el transportín, colócale su caja de arena, su comedero y sus juguetes, también puedes poner golosinas alrededor de él para que pueda entretenerse en los primeros minutos tras la mudanza.

Otra buena idea cuando realizas una mudanza con un gato es que los primeros días en la nueva casa permanezca siempre en la primera habitación y que tenga ahí dentro todo lo necesario para vivir feliz y sin problemas. También es recomendable que durante los primeros días tras la mudanza pases tiempo con él en esta misma habitación.

El momento en que haya completado totalmente el proceso de mudanza, es decir cuando ya se hayan colocado y desempaquetado todos los objetos puedes empezar a mostrarle las diferentes habitaciones la nueva casa.

Por último es importante que la primera caja de arena de tu mascota no se mueva hasta que el gato está completamente acostumbrado al nuevo hogar, sin embargo puedes colocarle una segunda caja de arena en el lugar definitivo en el que él tendrá su arenero a partir de ese momento. Aprovechando el cambio de hogar es un buen momento para elegir un nuevo arenero que se adapte mejor al nuevo entorno del animal, un arenero más amplio, un arenero cerrado o cualquier otra opción.

 

¿Cuánto tiempo tarda un gato en acostumbrarse a su nuevo hogar?

Cuando hablamos del periodo de adaptación de un gato en una mudanza no existe una fecha concreta ya que esto dependerá de la personalidad del felino y también de su raza.

Un aspecto que determinará el tiempo de adaptación que tu gato necesita tras una mudanza vendrá determinada por las experiencias que haya tenido anteriormente, los gatos que no hayan tenido situaciones traumáticas con humanos se adaptarán mucho más fácilmente a nuevos entornos y nuevas personas.

Se estima que si un gato no ha tenido problemas de socialización ni está traumatizado, el periodo de adaptación al nuevo hogar será de una semana o semana y media. Algunos gatitos algo más tímidos pueden requerir más tiempo para adaptarse a la mudanza, pero siguiendo con las recomendaciones que os hemos dado anteriormente, este traslado no debería resultar una experiencia dolorosa.

Si un tiempo tras la mudanza de tu gato consideras que sigue estando nervioso, triste o deprimido, es probable que haya tenido algún trauma severo por lo que te sugerimos que acudas a tu veterinario, le expliques la situación y este le dé el tratamiento adecuado a tu gato.

estres mudanza gato

Mi gato está deprimido por el cambio de casa y la mudanza

La mudanza en gatos es una de las principales causas de depresión felina, muchos  gatos sufren problemas de estado de ánimo tras una mudanza y un cambio de hogar, sin embargo no debemos alarmarnos ya que normalmente estas estas depresiones son temporales y se terminan una vez que el felino se ha adaptado a su nuevo entorno.

Para que la depresión de tu felino se cure satisfactoria y rápidamente es importante que una vez haya realizado la mudanza estés atento a las reacciones que tiene nuestra mascota.

Algunas cosas a tener en cuenta para determinar su gato está depresivo sería por ejemplo controlar la cantidad de horas que duerme. Si identificas que tu gato está durmiendo más horas de lo normal es posible que esté en estado de depresión. Otro factor a tener en cuenta sería la localización y los ruidos que emite tu mascota, ya sean sonidos, silbidos, ronroneos, maullidos… si tu gato parece vocalizar con más frecuencia de lo normal esto podría estar relacionado con una depresión.

Habría que fijarse también si no utiliza la caja de arena correctamente, si tu gato se esconde con más frecuencia de lo habitual o si el pelaje de tu gato no está cuidado y peinado como solía estar.

Si nos percatamos que tras una mudanza nuestro gato tiene cualquiera de estos signos es importante tratarlo rápidamente para que se siente feliz y seguro.

 


obesidad en los gatos

La obesidad en los gatos: cómo evitarla

La obesidad en los gatos: cómo evitarla

Existen muchos gatos domésticos que por diferentes causas padecen sobrepeso u obesidad. En este artículo os contaremos en detalle las causas, las consecuencias y cómo detectarlo.

¿Qué es la obesidad o el sobrepeso en gatos?

Cuando hablamos de obesidad nos referimos a la acumulación de exceso de grasa corporal en el físico de nuestro gato. No siempre el exceso de peso corporal y el exceso de grasa van de la mano, sin embargo, es común que estos problemas se manifiesten de forma conjunta.

Es importante tener en cuenta que debemos determinar si nuestro gato tiene sobrepeso o es obeso, ya que el tratamiento a llevar a cabo será diferente, además reducir la grasa corporal resulta más fácil.

Podemos decir que un gato tiene sobrepeso cuando este pesa entre un 10 y un 20% más de lo que indica su peso corporal ideal. Por otra parte, si el peso del gato es mayor al 20% hablaríamos de un gato obeso.

¿Por qué engordan los gatos?

En muchas ocasiones la obesidad y el sobrepeso en los gatos viene determinada por el tipo de alimentación que consumen. Es posible que estés alimentando a tu mascota con pienso demasiado graso para su condición y la edad. También debemos tener en cuenta si está castrado o no, si es macho o hembra, la actividad física que hace…

Si tenemos claro que nuestro gato tiene sobrepeso deberíamos hablar con nuestro veterinario para que nos recomendara la alimentación específicamente formulada para ayudar a nuestro gato a perder peso de forma segura y lenta. Este tipo de alimentación está diseñada especialmente para aportar los nutrientes necesarios que nuestra mascota necesita y al mismo tiempo que se reduzca la cantidad de calorías que está consumiendo.

Es importante tener en cuenta que debemos determinar si nuestro gato tiene sobrepeso o es obeso, ya que el tratamiento a llevar a cabo será diferente.

¿Cómo saber si un gato tiene sobrepeso?

Para determinar si nuestro gato tiene sobrepeso u obesidad debemos realizar una evaluación de su condición corporal.

Normalmente para evaluar si la condición corporal de nuestro gato es óptima o no, se suele tener en cuenta una escala de puntuación de condición corporal determinada en base a varios factores como puede ser la raza, la edad, la situación del animal. La más utilizada en las BSC (Body Condition Scoring).

Existen también otros rasgos que determinan si un gato tiene sobrepeso u obesidad:

  • Podemos decir que se podría considerar un gato obeso si una vez le tocamos es difícil sentir las costillas ya que estas están cubiertas por una gruesa capa de grasa. Normalmente estos animales además de tener una capa de grasa que cubre su abdomen también tienen una falda pendular en la parte de la barriga y la cintura que le cuelga.
  • Otra forma de determinar visualmente si un gato pesa más de lo que debería es si no puedes identificar fácilmente su cintura. Dicho de otra manera, si tu miras desde arriba a tu gato pero no puedes diferenciar una forma de reloj de arena con una cintura entre el abdomen y las articulaciones de la cadera seguramente es que tu gato padece de sobrepeso u obesidad. Normalmente en estas ocasiones el abdomen de tu gato suele ser más ancho que sus hombros y su cadera, la forma del cuerpo de tu mascota desde arriba sería como un huevo y no como un reloj de arena como debería.
  • Por último, otra forma de determinar si tu gato padece sobrepeso sería si percibes que tiene el pelo enmarañado, grasiento o una capa de caspa en el centro de su zona lumbar. El exceso de grasa muchas veces se puede manifestar de esta manera en el pelaje de los gatos.

¿Cuánto debe pesar un gato macho adulto?

El peso corporal ideal de un gato es la eterna pregunta que se realiza todo dueño de estos felinos en algún momento. Sin embargo, desgraciadamente debemos decir que no existe una respuesta universal correcta ya que como hemos explicado en otros artículos existen gran variedad de factores que determinan esta cifra.

Para calcular el peso medio que debe tener un gato adulto hay que tener en cuenta factores como la raza, el sexo, la castración, si está embarazada o no, así pues la solución a esta pregunta sería diferente dependiendo de cada caso concreto.

Para determinar el peso ideal de un gato tampoco podemos establecerlo mediante la diferenciación por raza ya que un gato siamés por ejemplo, pesaría entre 4 y 7 kg si es macho, sin embargo un gato de la misma raza pero siendo hembra tendría un peso ideal entre 4 y 5,5 kg. Por lo tanto, el peso que puede ser ideal para un macho podría considerarse sobrepeso si se trata de una hembra, y obviamente tampoco funcionaría cuando tu gato es el resultado de una mezcla de varias razas.

 

¿Cuántos años vive un gato obeso?

Está científicamente demostrado que la obesidad y el sobrepeso afecta directamente en la longevidad de un gato, independientemente de cual sea su raza los gatos con sobrepeso tienen una vida más corta que un animal con un peso normal. Se estima que un gato por encima de su masa corporal puede llegar a acortar su vida hasta 5 años y en el caso de los gatos obesos o con una cantidad de grasa mucho más alta de la que debería pueden llegar a acortarla hasta 10 años.

Teniendo en cuenta que la vida de un gato suele dura entre 8 y 15 años este tipo de enfermedades reduce su esperanza vital a la mitad o incluso menos. Así pues debemos tener mucho cuidado de la alimentación de nuestro gato ya que las consecuencias de una mala dieta pueden desembocar en terribles problemas.

gato sin actividad fisica

Consecuencias de la obesidad en gatos

Cuando un gato es obeso, como ya hemos dicho anteriormente, acorta su vida y además es más propenso a desarrollar otras enfermedades. No es necesario que tenga un sobrepeso extremo, un sobrepeso moderado y ya puede acortar la esperanza de vida de nuestra mascota.

Recientes estudios han demostrado que la grasa corporal es un tejido biológicamente activo, es decir segrega hormonas inflamatorias y puede crear estrés oxidativo en los tejidos del cuerpo del animal, problemas que contribuyen al desarrollo de otras enfermedades.

Algunas enfermedades que son propensos a desarrollar los gatos obesos o con sobrepeso serían: el cáncer, diabetes mellitus, enfermedades cardíacas, osteoartritis, cálculos en la vejiga urinaria o complicaciones anestésicas.


gato estresado

El estrés en los gatos: cómo remediarlo

El estrés en los gatos: cómo remediarlo

Es muy común que en algún momento de la vida de tu mascota este pueda sufrir estrés de algún tipo. Al ser un problema recurrente, en la web de “Lo mejor para gatos” queremos ampliar toda la información que puedas necesitar en este sentido.

¿A qué nos referimos con estrés en un gato?

Como ya hemos comentado en otros posts, los gatos no suelen mostrar sus emociones tan abiertamente como pueden hacerlo otras mascotas. Por el contrario, suelen retirarse a lugares apartados evitando aquellas cosas que les producen ansiedad o malestar. Así pues, de la misma forma que con otras enfermedades, es muy importante que el dueño de la mascota esté atento a la actitud y los signos de comportamiento extraño que pueda tener. De esta manera podremos detectar rápidamente si nuestro gato sufre de estrés felino.

Debido a la naturaleza de los gatos y a su sentido de la supervivencia estos animales poseen sistemas fisiológicos que regulan sus niveles de estrés y controlan el sistema nervioso simpático en general. Por esta razón, los gatos están mejor preparados para convivir con periodos de estrés ocasional y cortos. Por ejemplo, en caso de necesitar una huida rápida o una respuesta de lucha se pueden liberar hormonas que produzcan un estrés agudo en un corto período. Esto es lo que consideraríamos estrés bueno.

Sin embargo, los gatos están menos acostumbrados a convivir con periodos de estrés crónico o un estado de estrés en un tiempo prolongado. Si tu mascota sufriera estos largos procesos de estrés puede llegar a desencadenar enfermedades más graves.

Los gatos están menos acostumbrados a convivir con periodos de estrés crónico o un estado de estrés en un tiempo prolongado.

¿Cómo saber si un gato está estresado?

A la hora de determinar si un gato está estresado en primer lugar dividiremos esta dolencia en dos tipos: estrés agudo (corto plazo) y estrés crónico (largo plazo).

Estrés agudo en gatos

Si tu gato padece de estrés agudo podrás determinarlo si sufre alguno de estos síntomas. Tu gato quedará inmóvil, o sin llegar a quedar inmóvil se agachará sobre las cuatro patas a la misma vez que tiembla. También suelen llevar una respiración rápida, con las piernas dobladas y la cola cerca del cuerpo a la misma vez que pondrá su cabeza inmóvil y más baja que el resto del cuerpo. Otro síntoma muy descriptivo serían unos ojos completamente abiertos con las pupilas muy dilatadas, también es fácil de detectar ya que colocaran las orejas completamente pegadas a su cabeza. Además de los síntomas físicos, suelen vocalizar “miaus” lastimeros o aullan bajito. Por último, en casos muy extremos se puede llegar a una micción o defecación involuntaria, incluso pueden ser agresivos si te acercas a ellos durante un ataque de estrés agudo.

El estrés crónico en los gatos

Este sería el estrés más peligroso ya que puede desencadenar en problemas más graves.

Al contrario que el estrés agudo que tiene unas características muy descriptivas y fáciles de reconocer, el estrés crónico puede ser más difícil de detectar en tu mascota, muchas veces suele desarrollarse en periodos más largos de tiempo por lo que los signos que lo evidencian son más sutiles y suelen estar más relacionados con los hábitos y los comportamientos de tu gato.

Existen gran cantidad de síntomas que pueden determinar que tu gato padece estrés crónico algunas de ellos son: la ocultación de las personas o un mayor grado de dependencia o de separación social, también pueden volverse más agresivos con respecto a los humanos u otros gatos y normalmente suelen estar en un estado de vigilancia constante lo que les lleva a un grado de tensión muy alto. Pierden las ganas de jugar y cambian sus patrones de comportamiento habituales. Por ejemplo una mascota que normalmente le gusta estar en el jardín puede que pase mayor cantidad de horas en el interior de la casa si se encuentra estresado.

Otros 3 comportamientos muy determinantes del estrés crónico en gatos serían la micción o defecación inadecuada del animal, también si este animal orina en interiores de la casa donde no suele hacerlo y un exceso de aseo de su pelaje.

¿Qué causa el estrés en los gatos?

Las causas del estrés de los gatos son muy variadas pueden ir desde factores sociales, como por ejemplo la actitud o las rutinas de su dueño o también la mala relación del felino con otras mascotas, ya sean gatos perros o cualquier otro animal. En otras ocasiones serán simplemente desajustes del entorno, cambios en la colocación de muebles, variación de los accesorios del gato, acceso restringido a bandejas de basura y cajas de arena o por ejemplo estar confinado siempre en interiores.

Cómo reducir el estrés en un gato.

No existe una fórmula mágica que te garantice que tu gato no vaya a sufrir estrés, sin embargo, un buen truco es tener en cuenta que nuestros gatos como cualquier otro animal tienen una serie de necesidades como especie y como individuo que necesitan cubrir para sobrevivir y vivir felices. Siempre que trabajemos para que nuestro felino tenga cubiertas estas necesidades contribuiremos a evitar el estrés que esté pueda sufrir.

 

VER MÁS SUPLEMENTOS ANTIESTRÉS EN AMAZON

Para que lo entendamos mejor hemos de comprender que los gatos están programados para su supervivencia por esta razón se hallan en una constante acción de evaluación del riesgo que los rodea detectando amenazas y posibles peligros que puedan sufrir.

Así pues, al hallarse en una ubicación y encuentro social conocido y familiar para ellos el grado de estrés que sufren es mucho menor. De la misma forma que las rutinas y los comportamientos habituales les ayudan a reducir sus niveles de estrés.

Otro punto importante es que tu gato cuente con los recursos dentro del hogar necesarios para su correcto desarrollo, como pueden ser la fuente para gatos, correa para gatos, el rascador, los areneros, la cama, los juguetes para gatos o cualquier otro tipo de accesorio felino.

En todo caso no debemos obsesionarnos con el tema, sería imposible llegar a crear un entorno sin ningún tipo de desencadenante potencial del estrés en nuestro gato, pero si está nuestra mano conocer cuáles son estos desencadenantes y trabajar para reducirlos al mínimo y evitar así los problemas de estrés en nuestro minino.

estres en gatos