Gatos y bebés: lo que necesitas saber

Los gatos y los bebés pueden ser una bonita combinación, todo depende de cómo llevemos a cabo el proceso de adaptación de ambos.

Cuando estamos esperando que un nuevo miembro llegue nuestra familia dedicamos tiempo a preparar esta nueva incorporación, ya sea con los muebles y la decoración o introduciendo nuevos hábitos. Muy bien, pues en caso de que tengamos gatos en nuestra casa, dentro de esta preparación también debemos llevar a cabo una serie de actividades para que nuestra mascota se adapte normalmente al nuevo bebé.

Puede resultar una situación algo complicada, por ello en este post queremos explicarte todo lo que debes saber para lograr que tu gato y el bebé recién nacido se lleven estupendamente y no tener problemas al respecto.

Al final un gato se considera parte de tu familia y él entiende que está allí primero, debemos tener en cuenta que si es un animal que nunca ha tenido contacto con criaturas pequeñas puede parecerle que es un ser de otro planeta. Los bebés huelen diferente, tienen un tamaño distinto y su movimiento también es irregular; todas estas características pueden confundir a nuestro gato por lo que debemos prepararle para que se encuentre cómodo con él o ella.

Al final un gato se considera parte de tu familia y él entiende que está allí primero, debemos tener en cuenta que si es un animal que nunca ha tenido contacto con criaturas pequeñas puede parecerle que es un ser de otro planeta.

¿Cómo preparar a tu gato para la llegada de un bebé?

Es importante organizar la preparación de tu gato al bebé unos meses antes del nacimiento de éste. A medida que vayamos preparando la nueva habitación del nuevo miembro de la familia cambiando la decoración o moviendo los muebles, es interesante que dejemos al animal que investigue todas aquellas novedades que introducimos en la casa. Muchos gatos se sienten atraídos por los juguetes para niños y es posible que encuentres a tu mascota jugando con los nuevos accesorios del bebé.

Los gatos son animales con muy buen oído por esa razón otro paso importante es acostumbrarlo al llanto de un bebé humano. Puedes utilizar grabaciones de llantos de bebé para que tu gato se acostumbre, un buen truco es introducir el sonido mientras el animal está jugando contigo a su juguete favorito así lo relacionará con algo agradable.

Cuando hablamos de gatos y bebés otro tema importante es el olfato, los felinos son muy susceptibles a los olores por ello debemos acostumbrarles a los olores que desprende un recién nacido. Es interesante utilizar polvos de talco en nuestras manos o crema tiempo antes del nacimiento, también si es posible los primeros días antes de que el bebé llegue a casa introducir mantitas o prendas que el bebé haya utilizado y huelan a él.

¿Cómo reaccionan los gatos con la llegada de un bebé?

La reacción de los gatos frente a la nueva llegada de un bebé puede variar, debemos tener en cuenta que cada gato tiene una personalidad individual y también influye su raza y su carga genética, incluso experiencias previas que haya tenido pueden condicionar la reacción que tenga con el niño.

En todo caso, si seguimos los consejos que hemos dado anteriormente y preparamos cuidadosamente la llegada del bebé a la casa el gato no tiene porqué actuar de una forma inadecuada. Es posible que los primeros días actúe de forma extraña, pero si le ofrecemos el cariño necesario y el animal tiene sus necesidades cubiertas y un espacio en el que moverse tranquilo poco a poco se irá acostumbrando al nuevo miembro de la familia.

También es importante que acostumbremos al bebé a que el gato no es un juguete y lo trate con el respeto y cariño que este merece, así la relación entre ambos será agradable y duradera.

 

VER MÁS POLVOS DE TALCO EN AMAZON

¿Pueden los gatos contagiar enfermedades a los bebés?

Por lo general los gatos no suelen contagiar a los bebés de ninguna enfermedad, sin embargo hay ciertos aspectos que debemos tener en cuenta.

Puedes consultar a tu veterinario o al médico pediatra sobre los organismos que pueden transmitir los gatos a los recién nacidos o a las mujeres embarazadas. Por ejemplo, la toxoplasmosis puede afectar a un bebé nonato, sin embargo debemos tener en cuenta que los gatos no son la única fuente de contagio de esta toxoplasmosis. También es recomendable que durante el embarazo la madre no manipule la arena para gatos sucia.

Por otro lado, una vez el bebé ha llegado a la casa es muy importante asegurarse de que el gato esté sano y vacunado correctamente, a la misma vez que se encuentre totalmente desparasitado eliminando todas las pulgas u otros insectos que puedan afectarle, así evitaremos que ninguno de estos problemas afecte al niño. Los bebés recién nacidos suelen ser bastante propensos a las infecciones intestinales por lombrices y las picaduras de las pulgas a través de la sangre pueden ocasionar este tipo de problemas así que es muy importante llevar un cuidado de la salud del animal.

 

VER MÁS ANTIPARASITARIOS EN AMAZON

gatito con recien nacido

¿Puede mi gato atacar a un bebé?

Las probabilidades de que tu gato ataque a un bebé se reducen mucho si el animal está correctamente educado y ha tenido un periodo de adaptación al nuevo miembro de la familia. En rasgos generales un gato que no suele atacar a humanos no tiene porqué atacar a un bebé, sin embargo al ser un ser vivo distinto puede mostrar curiosidad ante él y debemos enseñarle cómo actuar frente al pequeño.

En la mayoría de las ocasiones en las que los gatos arañan o atacan a los niños es porque estos los han tratado como juguetes estirándoles del rabo o aprentándolos demasiado. Por esta razón es igualmente importante que acostumbremos al bebé a cómo debe de tratar su mascota. Los niños son curiosos y les gusta investigar pero deben aprender a jugar adecuadamente con sus mascotas, para evitar que el gato se angustie y pueda dañar al niño deben fomentarse los juegos seguros y supervisados, utilizar accesorios para que se pueda mantener la distancia de seguridad o juegos en los que el animal no utilice sus garras son buenas recomendaciones.

En resumen podemos decir con la adecuada preparación la combinación de bebés y gatos puede resultar muy buena. Además que un niño crezca con una mascota es una excelente forma para que los pequeños aprendan sobre seres vivos, relaciones y lecciones importantes de vida.

Por todo esto queremos recomendaros encarecidamente que en caso de que estéis planteándoos la llegada de un nuevo miembro a la familia, introduzquéis a vuestro gato en vuestras nuevas rutinas y en ningún caso considerarse el hecho de que pueda ser una amenaza para el niño y lo abandonéis.