Gripe felina

En este post de “Lo mejor para gatos” os hablaremos sobre la temible gripe felina. Se trata de una enfermedad muy común en los gatos domésticos y es normal que en algún punto de la vida de nuestra mascota esta se resfríe y acabé padeciendo está gripe en gatos

¿Qué es la enfermedad de la gripe felina?

Cuando hablamos de gripe felina nos referimos a una enfermedad vírica altamente contagiosa que afecta a las vías respiratorias superiores de gatos y gatitos.

Esta enfermedad en gatos se produce por uno o más virus.

Los síntomas de la gripe felina son muy similares al resfriado común de los humanos: estornudos, secreción nasal, problemas respiratorios o pérdida apetito, son algunos de sus síntomas.

Si una gripe felina no se trata de adecuadamente y se cura eficazmente puede desembocar en neumonía o incluso en la muerte.

Como cualquier otra enfermedad los gatitos pequeños y los gatos mayores con otras afecciones subyacentes son los grupos con un mayor riesgo.

Los síntomas de la gripe felina son muy similares al resfriado común de los humanos: estornudossecreción nasalproblemas respiratorios o pérdida apetito, son algunos de sus síntomas.

¿Cómo saber si un gato está resfriado o padece gripe felina?

Si es la primera vez que tu gato sufre gripe felina es posible que tardes más tiempo en percatarte que tu animal padece esta enfermedad, sin embargo si conoces los síntomas del resfriado en los gatos es una dolencia con un fácil reconocimiento.

Debemos destacar que es muy importante permanecer atentos a las actitudes y los síntomas que tiene nuestro gato día a día ya que son animales que no comunican su estado de salud, es decir, en caso de estar enfermos debemos ser nosotros los que nos demos cuenta de ello y lo tratemos rápidamente con los remedios adecuados en cada tipo de enfermedad de nuestro gato.

A continuación os explicaremos cuáles son los principales síntomas por los cuales podemos determinar si nuestro gato padece la gripe felina:

  1. El síntoma más evidente y fácil de determinar son los estornudos, esta es la forma en la que se propaga la gripe felina. Los expertos aseguran que con solo unas pocas gotas del estornudo de un gato enfermo este puede contagiar con esta enfermedad a otro gato sano.
  2. Otro síntoma bastante fácil de reconocer sería si nuestro gato está moqueando a través de su nariz.
  3. También debemos fijarnos si nuestra mascota tiene los ojos llorosos.
  4. Muchas veces los gatos que padecen gripe felina tienen dificultades para respirar lo que les hace muy ruidosos sobre todo a la hora de dormir, produciendo ronquidos o carraspeos.
  5. Otro indicador muy relevante para determinar si nuestro gato está enfermo son los cambios en su comportamiento, si nuestro gato permanece escondido más del tiempo habitual o si descansa en lugares en los que no es habitual que nuestro amiguito esté.
  6. Normalmente cuando padecen esta enfermedad los gatos suelen tener una pérdida de su apetito lo que conlleva una pérdida de peso si la enfermedad se alarga en el tiempo.
  7. De la misma forma que un humano cuando parece la gripe la temperatura de estos animales sube, se podría decir que es como la fiebre.
  8. En casos muy graves y extremos los gatos con gripe felina pueden llegar a tener úlceras alrededor de sus ojos.

Debemos tener en cuenta que la gravedad de estos síntomas varía mucho dependiendo de la cepa del virus del que se trate, a la misma vez que variará según el estado de salud del gato infectado. La gripe felina puede variar desde causar unos pocos estornudos y secreción nasal hasta grandes complicaciones que podrían llegar a ser mortales en gatos muy enfermos.

Debemos de ser cuidadosos, así pues al primer síntoma que detectemos que nuestra mascota puede padecer gripe felina es importante llevarla rápidamente al veterinario para administrarle el tratamiento adecuado.

 

VER MÁS TERMÓMETROS DE INFRAROJOS EN AMAZON

¿Cuánto tiempo dura la gripe en los gatos?

Generalmente la gripe felina durará un total de entre 7 y 10 días. Sin embargo, debemos tener en cuenta que las infecciones bacterianas secundarias derivadas de esta enfermedad pueden hacer que los síntomas permanezcan semanas después de haber acabado con la gripe felina.

Dependiendo de la edad y el estado de salud de tu gato, el periodo de recuperación de esta enfermedad variará en cada caso.

¿Qué se le puede dar a un gato resfriado o con gripe felina?

Cuando hablamos del tratamiento de cualquier enfermedad en gatos igual que la gripe felina debemos de contactar rápidamente con nuestro veterinario. Este especialista nos administrará las cantidades de la medicina para que nuestra mascota vuelva a estar en pleno estado de salud. Es muy importante que no automedique a nuestro animal ya que esto puede desembocar en problemas de salud más graves.

Una vez hayamos contactado con el veterinario y este le haya realizado las pruebas pertinentes nos indicará qué tipo de medicamento debemos administrarle, es importante que conozcamos a nuestra mascota ya que es posible que para él resulte más adecuado una medicación en pastillas o una líquida.

 

VER MÁS SUPLEMENTOS PARA LA SALUD DE TU GATO EN AMAZON

gato veterinario gripe

¿La gripe felina se contagia a los humanos?

La gripe felina de igual forma de la gripe de los humanos es muy contagiosa. Como hemos comentado anteriormente un solo estornudo de un gato portador o enfermo puede contagiar rápidamente un animal sano. Incluso en algunas ocasiones ni siquiera es necesario que ambos animales hayan permanecido en contacto directo el virus puede estar en objetos con los que ha estado en contacto el gato griposo.

Muchos expertos defienden que una persona enferma puede llegar a contagiar a un gato con virus como la gripe, este hecho varía mucho dependiendo de la cepa del virus de que se trate y teniendo en cuenta que año tras año estas enfermedades mutan y con ellos cambian sus características.

Por otra parte por lo que respectaría al hecho de que un gato con gripe pudiera contagiar a un humano se considera que esta situación es muy difícil o casi imposible.

En cualquier caso el riesgo de infección humana de un virus felino dependería entre otras cosas de las características de este virus en cuestión, de la duración y la intensidad de la exposición que lleven a cabo ambos sujetos: el humano y el gato.