Seguro que en algún momento has escuchado hablar de la dieta BARF, sin embargo normalmente no se sabe exactamente en qué consiste. Así pues, en este post te explicaremos en detalle en qué consiste la dieta BARF para gatos, qué alimentos contiene y sus beneficios en cuanto a la salud de tu mascota.

¿Qué es la dieta BARF?

Cuando hablamos de dieta BARF, o dieta de alimentos crudos biológicamente apropiados, nos estamos refiriendo a un tipo de alimentación alternativa que ha sido diseñada para proporcionar a nuestras mascotas una dieta casera basada en alimentos crudos, como pueden ser la carne muscular, huesos carnosos, verduras y frutas.

Cuando elegimos este tipo de alimentación para nuestro gato dejamos de lado los piensos para gatos y otros tipos de comida procesada, centrando su alimentación en comestibles en estado natural.

¿Quién creó la dieta BARF?

La dieta BARF se basa en replicar la alimentación que llevaban los perros en la antigüedad cuando vivían libres en la naturaleza y todavía no estaban domesticados. Como hemos comentado anteriormente, este tipo de dieta incluiría carne cruda, huesos, vegetales, hierbas y frutas.

Ya por el año 1930 Juliette de Bairacli Levy demostró que eran más saludables los animales que llevaban una dieta natural de alimentos crudos y ayunaban regularmente y así lo demuestra en sus libros.

Pero realmente el autor del acrónimo dieta BARF no está realmente claro. Sin embargo Billinghurst es la persona a la que generalmente se le atribuye este hecho ya que utiliza está nomenclatura en sus libros.

Cuando elegimos este tipo de alimentación para nuestro gato dejamos de lado los piensos para gatos y otros tipos de comida procesada.

¿Qué es una dieta BARF para gatos?

En un primer momento este tipo de alimentación fue creada para perros u otros animales de zoológicos sin embargo se ha demostrado que la dieta BARF es totalmente apta para gatos.

Si bien es cierto que es mucho más fácil acostumbrar a un perro a este tipo de dieta ya que estos tienen un sentido del sabor menos desarrollado que los gatos. Al mismo tiempo, los perros también son animales carnívoros pero se diferencian principalmente de los felinos en que pueden consumir más materia vegetal, por lo que a la hora de administrar a nuestro gato una dieta basada en alimentos crudos biológicamente apropiados deberemos ajustar las cantidades a las necesidades de nuestra mascota. En otras palabras, para alimentar a un gato con una dieta BARF de perro deberíamos aumentar la cantidad de proteínas que le damos.

 

VER MÁS COMEDEROS HIGIÉNICOS EN AMAZON

 

Lo que es cierto es que una vez adaptada la dieta BARF a las necesidades del felino, ésta resultaba 100% efectiva cubriendo todas sus necesidades nutricionales sin tener que acudir a la utilización de suplementos alimenticios o piensos para gatos.

Una buena forma de acostumbrar a tu mascota a esta nueva dieta es comenzar calentando ligeramente los alimentos crudos antes de ofrecérselos. Es importante no sobrecalentarlos ya que destruiría las enzimas vivas de estos alimentos y con ello los beneficios que le aportan al animal. Deberás ir reduciendo el tiempo de calentamiento hasta que el gato se acostumbre por completo a alimentarse de comida fría en estado crudo. Un buen truco para atraer su atención en las primeras fases es utilizar ajo en polvo o mezclar la comida cruda con la comida enlatada para gatos qué consumía anteriormente tu mascota.

¿Qué contiene la dieta BARF?

Existen multitud de fuentes en las que puedes informarte sobre en qué consiste exactamente la dieta BARF, libros especializados guías o páginas webs expertas en el tema. A continuación te explicaremos a grandes rasgos cuáles son los principales alimentos de la dieta BARF:

  • Carne muscular si es posible todavía con el hueso
  • Los propios huesos enteros o molidos
  • Vísceras como hígados y riñones
  • Huevos crudos
  • Verduras como podría ser brócoli el apio o las espinacas
  • Frutas de distintos tipos como por ejemplo la manzana
  • Algunos lácteos como el yogur

Beneficios de la dieta BARF

Como es lógico la popularidad de la dieta BARF se basa en los beneficios demostrados que provoca en la salud de los animales. Los defensores de la dieta BARF para gatos abogan por los siguientes beneficios:

  • Pelaje más brillante y sedoso del gato
  • Piel más sana del animal sin alergias rojeces o erupciones
  • Una mejor salud dental
  • Defienden que los gatos tienen mayor energía
  • Y por último indican que las heces son más pequeñas

¿Qué riesgos tiene la dieta BARF?

La dieta BARF es algo controvertida pero si bien es cierto que su popularidad ha aumentado en los últimos tiempos. Algunos veterinarios se declaran en contra de este tipo de dietas al igual que la FDA, ya que varios estudios publicados demuestran que hay un cierto riesgo en este tipo de alimentación. Para evitar estos potenciales riesgos es recomendable tener en cuenta los problemas que pueden causar en la salud del animal:

  • Existe la posibilidad de que estos huesos enteros, asfixien al animal, rompan sus dientes o causen una punción interna.
  • Además una dieta desequilibrada para el gato podría causarle problemas de salud, si se lleva a cabo durante un periodo largo de tiempo, por lo que es muy importante consultar un especialista a la hora de confeccionar la dieta BARF para tu mascota.
  • Por último, también puede resultar una amenaza para la salud de los humanos y del propio animal debido a las bacterias que puede tener la carne cruda.

¿Cuánto debe comer un gato con la dieta BARF?

Normalmente puede que estemos acostumbrados a comederos automáticos para nuestros gatos que le dispensan la cantidad necesaria. Pero en este caso al tratarse de alimentos crudos deberemos ser nosotros los que controlemos la cantidad de alimentos que consume nuestra mascota.

Así pues, para determinar la cantidad de gramos que le debemos dar de comida cruda a nuestro gato es interesante consultar las tablas alimentarias con las que trabajan los profesionales.

En resumen…

Si queremos estar seguros de que nuestro gato lleva una dieta BARF equilibrada y sana, deberemos acudir a un profesional que nos indique la cantidad de alimentos crudos y variedad con la que le debemos alimentar.

En definitiva, como en tantos otros aspectos de la alimentación para gatos la dieta BARF tiene sus defensores y sus detractores. Así pues, de la misma forma que han sido demostrados sus beneficios todavía surgen dudas sobre los riesgos que esta conlleva. Si has decidido alimentar a tu gato con una dieta BARF es muy importante que consultes a un especialista en este sentido, que pueda asesorarte en todo momento y realizar análisis periódicos de la salud de tu gato para determinar si este tipo de dieta está siendo beneficiosa para el animal o no.