Tener un gato en casa conlleva adaptar el espacio a sus necesidades. Precisamente los areneros son el primer producto que debemos comprar. Pero no todos son adecuados para todas las razas, así que en esta página encontraras todos los consejos necesarios para escoger el arenero perfecto.

Areneros de gato en oferta

 

VER MÁS ARENEROS EN AMAZON

 

Escoger una buena bandeja sanitaria es clave para que nuestro gato pueda hacer sus necesidades cómodamente y sin problemas. Además, esto se traduce en un mayor bienestar del animal y una gran tranquilidad para los que conviven con ellos en casa, ya que si nuestra mascota se siente a gusto con el arenero, mantendrá limpio el resto del hogar. Este producto recibe también el nombre de caja de arena, bandeja higiénica, bandeja de gatos o bandeja de arena.

También es importante conocer una serie de trucos para mantener este espacio limpio y permanentemente bien acondicionado para nuestras mascotas. Para ello, te ayudaremos a diferenciar si necesitas tener un arenero cubierto o descubierto, qué tipo de arena es el más conveniente y cuántos areneros necesitas en casa dependiendo del número de gatos que tengas. Antes de leer todos los aspectos técnicos que te contaremos, te recomendamos que veas este video explicativo para que te puedas hacer una idea:

Escoge el tamaño perfecto para tu gato

Todos sabemos que cuando un gato utiliza un arenero, hace muchos movimientos en su interior, como dar alguna vuelta antes y al final tapar sus deposiciones. Por eso hay que tener en cuenta dos factores importantes a la hora de adquirir uno: el tamaño de la caja y la altura de la bandeja:

  • Tamaño de la caja: Si después de todas nuestras orientaciones acabas decidiéndote por un arenero con caja cubierto, el tamaño de la misma debe ser el adecuado. Tu gato debe disponer de una entrada suficientemente grande para meterse, y no tener ningún objeto que bloquee su salida. Debido a que este tipo de bandejas suelen tener unas puertas oscilantes, no se pueden colocar contra una pared o con un mueble que obstaculice el movimiento de la puerta cuando tu mascota quiera salir. Respecto al tamaño, debe ser suficiente para que pueda entrar y dar alguna vuelta sin problemas, lo que se traduce en un arenero 1,5 veces más largo que tu gato. De esta forma, te aseguras de que no tendrá ningún problema con la caja.
  • Altura de la bandeja: Seguramente habrás visto en algunas casas que los gatos dejan algo de arena fuera de su bandeja descubierta. Esto se debe a que no se ha escogido correctamente la altura de la misma, ya que igual que ellos crecen, su arenero debe hacerlo con ellos. Si hablamos de gatos pequeños o con algunos problemas de movilidad (algo común en gatos de avanzada edad) la bandeja no debe ser muy alta, ya que de lo contrario tendrán muchos problemas para entrar. Esto se traducirá en un malestar del animal y posiblemente que haga sus necesidades fuera de la bandeja, con todo lo que eso conlleva (sobretodo si tenemos niños en casa). Excluyendo esos casos, lo recomendable es un arenero de unos 30 a 40 cm de altura.

Dónde colocar el arenero en casa

arenero1Los gatos por instinto esconden sus necesidades para no dejar ninguna pista a sus posibles depredadores. Por eso debemos buscar un lugar tranquilo y si puede ser apartado para colocar la bandeja de arena. Los rincones les encantan, como las esquinas o los espacios debajo de alguna escalera. También son perfectos los cuartos de baño (si tienes espacio suficiente), los patios interiores y en general cualquier zona que no sea de tránsito habitual. Estos felinos se sienten muy vulnerables en su hábitat natural cuando hacen sus necesidades, por eso es tan importante darles el espacio y la calma que necesitan. Hay que recordar además que si colocas el arenero en una habitación a parte, ésta debe tener siempre el acceso libre así como la puerta abierta.

Es muy importante que sepas que el arenero nunca debe colocarse cerca de la zona de comida, de la fuente de agua o de la zona de juego y descanso. Si no seguimos esta pauta, corremos el riesgo de nuevo de que nuestra mascota haga sus necesidades fuera de la bandeja higiénica o que no coma o beba con normalidad. La idea es, cuanto más lejos, mejor, siempre teniendo en cuenta las posibilidades que ofrece tu propia casa.

Areneros cubiertos o descubiertos

Nuestra recomendación es que empieces con un arenero básico de bandeja descubierta cuando empieces con tu gato en casa. Colocándolo en un rincón tranquilo te permitirá poder comprobar el estado de las heces de tu mascota, que indican si se está adaptando bien a tu casa y a la alimentación. Además, al principio tener esta mascota en casa conlleva muchos gastos, y ésta es una opción económica que permite disminuir el desembolso.

No obstante más adelante si que es recomendable que compres uno totalmente cubierto, por varios motivos. En primer lugar, si tienes niños en casa dificulta que éstos puedan tener acceso a la arena y se puedan contaminar. También limita la cantidad de arena que se escapa del arenero cuando tu gato entra y sale de él. Por último, debes saber que hay muchos modelos que disponen de filtros que impiden que los malos olores se escapen. De todos modos, más abajo te enseñaremos cómo poder limpiar tu bandeja de arena, cosa que debes hacer muy a menudo.

¿Qué tipos de arena existen y cuál es el más adecuado?

Junto con la elección del arenero, otro punto importante es la arena que utilices. Hay muchos tipos y con características diferentes, pero necesitas saber que no todos los gatos toleran todos los productos. Así que será cuestión de que vayas probando y encuentres el equilibrio perfecto entre el bienestar de tu mascota y la limpieza de su espacio. Antes de empezar, te mostramos los tres factores a tener en cuenta a la hora de escoger la arena perfecta:

  1. Tu estilo de vida: El tiempo que tengas al cabo del día para el mantenimiento del arenero es fundamental. Si pasas mucho tiempo fuera de casa, quizás te interese una arena más absorbente y que no huela. En cambio, si puedes dedicarte más a su limpieza, puedes optar por una arena más económica pero que necesite ser reemplazada con mayor regularidad.
  2. El número de gatos en casa: Este es otro factor importante. Si tienes más gatos en casa, debes cuidar el olor que eso produce en tu hogar y el tiempo que debes dedicar a la limpieza de las bandejas higiénicas. Cuantos más gatos, mayor absorción y calidad debe tener tu arena.
  3. Las características de tu hogar: Esto significa que dependiendo del tamaño y la colocación del arenero en tu casa, deberás vigilar que éste no produzca olores. Igual que en los casos anteriores, tienes arenas menos absorventes y económicas per más económicas y otras mucho más absorventes y duraderas pero con un coste mayor.

Teniendo claro esto, las principales arenas que puedes encontrar en el mercado son:

ARENA ABSORBENTE

La arena absorbente no aglomerante es la opción más económica y por lo tanto, la ideal para iniciarse en el mundo de los gatos. Está compuesta por sepiolita, un mineral poroso muy absorbente. Tendrás que reponerla más a menudo y vigilar el arenero de tu mascota para que no se acumulen los excrementos y proliferen así los olores.

ARENA AGLOMERANTE

A diferencia de la anterior, esta arena está fabricada a partir de bentonita. Este material crea aglomeraciones con las heces de tu gato, lo que facilita su retirada y controla los malos olores. Podrás cambiarla más espaciadamente que la absorbente, pero no debes descuidar nunca la bandeja higiénica.

ARENA DE SÍLICE

También conocida como perlas de sílice o gel de sílice, éste material destaca por su gran capacidad de absorción y su fácil retirado del arenero. Además, muchas veces vienen con perfume incorporado, lo que impide los olores no deseados en tu casa.

ARENA ECOLÓGICA

Para los espíritus más verdes y sostenibles, ésta es la opción perfecta. Hecha a partir de serrín y fibras de madera prensada, su capacidad de absorción es increíble, ya que aumenta varias veces su tamaño al contacto con los excrementos y la orina de tu gato. Elimina también los malos olores y aunque es más cara, también dura más.

 

Cuántos areneros por gato necesitas

Para saber cuál es el número de bandejas de arena necesarias en tu casa sólo debes seguir una ecuación muy simple: Número de gatos + 1. Si tenemos un gato, lo ideal son dos areneros, si tenemos cuatro gatos, cinco, y así sucesivamente. Lógicamente éste es un escenario ideal, pero a veces las características de nuestra casa impiden cumplirlo. No obstante, siempre deberemos tener como mínimo un arenero por gato.

A veces ocurre también que aun y teniendo sólo un gato, necesitamos repartir varias bandejas por casa. Hay mascotas que por varios motivos, no se acostumbran a hacer sus necesidades en un único sitio, y manchan esquinas y rincones con su orina o heces. Además de añadir todos los areneros necesarios, deberás consultar con tu veterinario para confirmar que tu gato no sufra ningún problema renal o estrés.

Cómo limpiar la bandeja higiénica

Limpiar el arenero es una de las tareas más tediosas, pero a la vez necesaria. La forma más tradicional es retirar con una pequeña pala las zonas con excrementos y orina, hasta que debamos reemplazar el material de la bandeja por completo. De vez en cuando es conveniente vaciar y limpiar con agua y jabón todo el arenero, para eliminar los olores y poder minimizar la proliferación de bacterias. Por último, añadir a la arena desodorantes en polvo especialmente adaptados es muy buena opción para combatir los malos olores.

También existen en el mercado varios areneros autolimpiables, algunos de ellos incluso automáticos mediante una batería o conexión a la corriente. Obviamente ésta es la opción más cara de todas, pero sin duda ayudan a mantener constantemente la arena de tu gato limpia, incluso mucho más de lo que nosotros mismos podemos conseguir retirando los excrementos y la orina constantemente. A continuación puedes ver en video como funcionan:

Accesorios muy útiles para los areneros de gato

Para terminar este apartado, te ofrecemos una selección de productos muy útiles a la hora de dar a tu gato una arena limpia e higiénica en todo momento. Areneros portátiles, alfombras para recoger la arena que cae fuera de la bandeja, palas, desodorantes… Las opciones son infinitas. Descubre cuál es la que mejor le va a tu mascota y mejor se adapta a tu vida con él. Seguro que te lo agradecerá.